Febrero 2019

Arquitectura Ecológica

Una revalorización de los inmuebles
Compartir

Terrazas-Verdes-Arquitectura-Ecológica

La Ciudad de Buenos Aires tiene una densidad de población de más de 15.000 habitantes por kilómetro cuadrado. Eso la hace muy atractiva en cuanto a amplia variedad cultural, académica y laboral que presenta. Como contracara, esto le resta espacios naturales, libres de contaminación visual y sonora.

Frente a esta situación, a fines de 2012 en la Ciudad de Buenos Aires se aprobó una ley (Nº 44280) que incentivaba la instalación de techos y terrazas verdes en edificios. A cambio, se ofrecían estímulos económicos y reducciones de impuestos, para fomentar su uso y la adecuación a la ley aún vigente.

LKN_terrazas_verdes_graficos-3.png

Hoy, 6 años más tarde, la normativa sigue vigente, pero son pocas las desarrolladoras que la cumplen. Si analizamos la incidencia de esta ley, podemos ver en el gráfico que, desde su implementación, no hubo movimiento a hasta los últimos 2 años. Esto indica que la medida no tuvo alcance real.

LKN_terrazas_verdes_graficos-4.png

Ahora, si vamos a los permisos de edificación, podemos notar un claro aumento en la cantidad de metros finales construidos.

En conclusión, mientras más edificios se construyen en CABA, la proporción que tienen las terrazas verdes cada vez es menor.

¿Qué es y por qué construir una terraza verde?

La terraza verde se trata de un techo cubierto total o parcialmente de vegetación. Apuntan a mejorar la calidad de vida de las personas y contribuyen al ahorro en el consumo de energía. Es decir, son tecnologías que cumplen una función ecológica.

¿Cuáles son los beneficios?

  • Incremento en el precio del edificio: La incorporación de estos espacios mejora la percepción que se tiene de los inmuebles y favorece la valorización económica. Las terrazas verdes aportan un valor añadido, creando edificios más sostenibles y atractivos.
  • Aislamiento acústico: El ruido en las grandes ciudades es una de las causas de estrés más habituales. Un espacio verde reduce la reflexión del sonido y mejora el aislamiento acústico. Eso puede ofrecer una mejora en la calidad de vida a las personas que viven cerca de espacios ruidosos.
  • Aislamiento térmico: Se reducen los costos de calefacción y refrigeración. El aislamiento adicional que proporciona la terraza verde reduce la transferencia de temperatura entre el interior y el exterior. En verano, disminuye el calor excesivo y, durante el invierno, se minimizan las pérdidas de calor del edificio.

Nocito, resulta en una de las pocas desarrolladoras que no solo cumple con la ley, sino que tiene como sello su compromiso con el medio ambiente. Actualmente, cuenta con más de 10 terrazas verdes construidas, una en cada uno de sus edificios.

Pequeñas acciones pueden generar grandes cambios. Las empresas que toman un rol activo al momento de pensar en el medio ambiente y que tienen la capacidad intelectual, y la cintura económica, pueden marcar un precedente y convertirse en un ejemplo a seguir.

Escribinos por WhatsApp