Junio 2021

El arte urbano llega a Villa del Parque

Entrevista a los muralistas Irene Gurley y Joel Gomez . Los artistas detrás de “La Metrópolis de Villa del Parque”.
Compartir

arte urbano en villa del parque.png

El arte se impone y lo hace por distintos caminos. Los murales -bien ubicados en la línea del Street Art-, han sabido acomodarse en distintos ámbitos y son cada vez más elegidos como puentes para expresar valores de marca e integración. Hace dos años, el mural Mirando Miranda, la jirafa pintada en Monte Castro por el artista Alfredo Segatori sobre nuestro edificio ubicado en la calle Miranda 4765, fue el punto de partida para unir el arte con la arquitectura barrial. Hoy es el turno de nuestra icónica oficina comercial ubicada en la calle Cuenca 2501, Villa del Parque.

La Metrópolis de Villa del Parque, el nombre que recibió este proyecto, fue creado por nuestra diseñadora gráfica María Eugenia Toto, y llevado a cabo por los muralistas venezolanos, que hoy residen en el barrio de Recoleta, Irene Gurley y Joel Gomez, con quienes pudimos conversar acerca de esta propuesta.


Irene (31), estudió en Venezuela en la Escuela de Artes Plásticas Eloy Palacios, donde reforzó su técnica y el conocimiento aunque ya había iniciado como autodidacta en el mundo de las artes. Joel (40), también en Venezuela, estudió en la Escuela de Artes Plásticas Armando Reverón, y más tarde decidió inclinarse por las artes audiovisuales. Ambos se sintieron atraídos por la cultura y el arte en Argentina, y creían firmemente que tenían muchas oportunidades de desarrollarse como artistas en el país. Llegaron en el año 2012, aunque cada uno por su lado y al poco tiempo, por una persona en común se conocieron.

Irene, al llegar a Argentina fue interactuando con diferentes personas y creando su red de contactos, lo que le permitió presentar su trabajo en diferentes exposiciones, galerías y museos como el de Artes Plásticas Eduardo Sívori. Algunos de sus murales se encuentran en Palermo por ejemplo, para la fachada de un local de decoración, en bares y restó en Nuñez y San Telmo entre otros.

En este equipo de artistas, Irene es quien encabeza las obras y cada mural, siendo Joel quien la asiste durante el proceso y resuelve los aspectos logísticos y administrativos en cada propuesta. Hoy viven del arte al cien por ciento, llevando a cabo grandes proyectos y dejando su huella por los diferentes rincones de la Ciudad.

-Cuéntenos un poco de ustedes y de cómo dieron sus primeros pasos en el arte

-Irene: Empecé como artista pintando solamente cuadros, y un día cuando estaba en la secundaria, desde el colegio me pidieron que pintara un mural de un paisaje. Si bien el proyecto me entusiasmó, no le di tanta importancia en su momento ya que había sido un pedido de ellos y en cambio los cuadros los creaba yo misma, con mis propias ideas. Un día, hace aproximadamente 5 años, una persona me consultó para realizar un mural en una de las habitaciones de su casa. Era un desafío distinto, porque implicaba entrar a la casa, pintar un interior, y pasar de los cuadros a una pared, que seguía siendo algo nuevo para mi. Sin darme cuenta teníamos nuestro primer encargo de mural, digo teníamos porque Joel me ayudó.

-Joel: Hasta ese momento yo pintaba solo fondos, porque aunque estudié en una escuela de arte nunca me imaginé que iba a terminar haciendo esto. Poco a poco empezamos a tener más proyectos sobre murales y nuestros diseños ya se veían en exteriores. proyectos chicos y grandes y pude empezar a intervenir más, pero siempre como asistente de Irene

-Irene: Joel fue siempre el que se ocupó del tema logística y el trato con cliente. También me di cuenta que él era prolijo sobre todo con las medidas, así que en ese momento supe que tenía mucho para aportar.

-Joel: Después de ese primer mural que quedó genial, empezaron a salir otros proyectos como el de Los Arcos del Rosedal, en Palermo, que era algo ya más grande, en un espacio público. Se llamó “La vida'' y lo pintaron entre tres artistas, la gente se paraba horas a mirar, todo fluía muy bien y nosotros definitivamente vimos que ese era un punto interesante para seguir avanzando.

Muralistas Buenos Aires.jpg

-¿Cuáles son sus influencias?

-Irene: La verdad, a mi siempre el surrealismo me encantó. Me fascinó Dalí y su forma de plasmar las formas humanas. Después pasó el tiempo y fui encontrando mi propio rumbo. Realmente no siento que tenga un artista de referencia o que me inspire, porque particularmente me gustan los estilos y admiro obras.

- Un mural en las oficinas de una constructora ¿Qué les pareció la propuesta cuando los contactaron desde Nocito?

-Joel: Nos sorprendió un montón la idea y al mismo tiempo nos resultó un desafío por la complejidad del diseño. Hasta ese momento no habíamos realizado un mural con tantos detalles. Poco a poco empezamos a entender lo que la artista había diseñado y cuál era su propuesta, entonces ella la hizo más sencilla para que nosotros pudiéramos plasmarla y nos animamos mucho más, decidimos asumir el reto.

-¿Cómo fue el proceso y la dinámica de trabajo?

-Irene: Decidimos primero hacer toda la base y luego agregar elementos humanos, autos y lo demás. Este proceso de la base tomó un montón de tiempo, además de que todo lo hacíamos con regla y ángulos exactos.

-Joel: Nosotros pensamos, que para que esto tuviera sentido lo primero que teníamos que hacer eran las calles, sin embargo, cuando comenzamos no nos funcionó, entonces decidimos ir creando en conjunto los diferentes elementos.

Mural Villa del Parque.jpg

-¿Cuáles son, para ustedes, los desafíos de trabajar en la calle?

-Irene: Hay varios, por empezar, el frío y la lluvia son los más complicados. Pero sobre todo la lluvia, porque si la pintura aún no se secó, es probable que empiece a gotear por la pared y dañe el trabajo realizado.

-Joel: Nos pasó una vez, ningún pronóstico decía que iba a llover, nos confiamos y cuando estábamos pintando empezaron a caer gotas, levantamos todo como locos y nos fuimos. Cuando llegamos al otro día estaba todo goteado.

-Irene: Se me aguaron los ojos, era muy desmotivante ver en el momento como el trabajo de la jornada quedaba arruinado, además de que el tipo de diseño te obliga a que sea más difícil arreglar los errores ya que tenemos líneas muy prolijas y limpias. Tragué saliva y seguí, el clima es parte de nuestro trabajo.

-¿Qué opinan de la vinculación entre el arte y el espacio público

-Irene: Le da una vida increíble, y le agrega un complemento más humano, sobre todo cuando se trata de espacios como los de una constructora que quizás a la gente no le produce mucho. Cuando de repente ves que una empresa, como hoy el caso de Nocito, que se animó al arte, a mi es como que me genera sensaciones muy lindas, y te da confianza de que es algo que realmente puede suceder y replicarse en otras empresas

-Joel: Veo como que la gente está pasando un momento difícil, y cuando salen de su barrio, que quizás estaba decolorado y lo ven lleno de color, creo que aporta un montón, no solo a la visual sino también a sus estados de ánimo.

-¿Cuál creen que va a ser el impacto que genere este mural en los residentes del barrio de Villa del Parque

-Irene: Los vecinos siempre nos dicen lo mismo “¡Cómo mejoró esta esquina y cómo cambia al barrio!” esa es la primera impresión de la gente

-Joel: Nos anima muchísimo, porque si tenemos la capacidad de potenciar un barrio o una esquina, para nosotros eso que estamos haciendo es un gran aporte a la comunidad y es una recompensa muy grande.

-Irene: Otras personas ya vienen y te dedican palabras más profundas y más especiales, nos han llegado a decir “lo que ustedes hacen es increíble” son muy tiernos y nuestro corazón estalla de alegría. También nos cuentan que les fueron sacando fotos durante el proceso. Después ya tenemos amigos del barrio, como Margarita, que nos escribió una carta y me regaló una pulsera, una señora mayor muy amorosa. Se genera un vínculo muy lindo, no es lo mismo mirar cómo se realiza un mural que directamente verlo terminado. Hay una sensación de pertenencia del vecino que pasa todos los días camino al trabajo a un negocio por Cuenca.

arte urbano villa del parque.png

- ¿Qué piensan de las empresas que fusionan el arte con sus espacios de trabajo?

-Joel: Lo vemos genial, es un movimiento que se está dando en todo mundo, gente en otros países nos cuenta que esta tendencia ha ido creciendo en todo el planeta. Sabemos de pueblos por ejemplo de España que han sido intervenidos por artistas y que ahora de repente hasta tienen muchísimo más turismo que antes. Las empresas dicen “No voy a pintar mi espacio como lo venía haciendo, voy a pintar un mural voy a apostar a esto”.

-Irene: Es revivir un espacio que quizás estaba abandonado y ahora tienen algo especial.

- ¿Qué sensación se llevan de este trabajo en NOCITO?

-Irene: Nos llevamos un gran aprendizaje al haber trabajado en un mural que nos representó un desafío desde su diseño pero que nos motivó a cada instante como artistas.

-Joel: Voy a extrañar Villa del Parque cuando terminemos, nos hemos encariñado muchísimo. Acá encontramos que la gente es especial. Hay un calor humano distinto al que se vive en otros barrios, nos sentimos muy apegados.



//Por Tatiana Veliz

//PH Ezequiel Vega